Análisis de ésteres

En el análisis de ésteres, la mayoría de los ésteres son líquidos o sólidos de bajo punto de fusión, muchos de ellos con característicos olores a flores y frutos.

En su espectro IR presentan fuertes bandas carbonílicas de 1780 a 1720 cm-1 acompañada de dos fuertes absorciones C-O en la región de 1300 a 1050 cm-1.

El principal método para la caracterización de un éster implica la identificación del alcohol y el ácido que lo componen.

Hidrólisis de ésteres

Los ésteres se pueden saponificar hirviéndolos con soluciones alcalinas acuosa o alcohólica, con HCl concentrado o con H2SO4 al 40 %.

Procedimiento

Este análisis de ésteres se realiza en un pequeño matraz, donde se colocan de 200 mg a 1 g de éster. Después, añadir de 2 a 10 ml de NaOH acuoso al 25 % y se agita magnéticamente.

Montar un condensador y calentar a reflujo durante 30 min (si el éster hierve por debajo de 110 ºC) o durante 2 h (si hierve por encima de esa temperatura).

Enfriar y acidificar con ácido diluído (se aconseja el ácido fosfórico). Recuperar el ácido por filtración o extracción.

Conversión en amidas

Muchos ésteres al calentarlos con soluciones concentradas de amoniaco se transforman en amidas.

De la misma manera, al calentarlos varias horas con hidrato de hidrazina se convierten en hidrazidas.

Volver a la página de análisis de grupos funcionales.