Pesar sólidos y líquidos

Una de las primeras técnicas con las que los estudiantes deben familiarizarse en el laboratorio es pesar sustancias para llevar a cabo reacciones químicas con las cantidades requeridas. Además, es esencial calcular adecuadamente los rendimientos y pesar la cantidad de soluto requerida para preparar una disolución de concentración determinada.

Tipos de balanzas más utilizadas

  • Balanza granataria: se utiliza para determinar o pesar sustancias con una precisión promedio media o baja. Tiene una sensibilidad de 0.1 g o 0.01 g, típicamente con capacidades de pesada de 100 a 200 g con una precisión de 0.001 g. También hay algunos que pueden tener capacidades de pesada de hasta 2 kg y con una precisión de hasta 0.01 g. El error de pesada con este tipo de balanza es aceptable en experimentos de Química Orgánica en los que las cantidades de sustancias generalmente no son inferiores a 1 g. Son significativamente más baratos que las balanzas analíticas.

 

  • Balanza analítica: es un instrumento muy preciso (generalmente digital)
    para pesar con un pequeño margen de error. Puede pesar la masa de una
    sustancia en gramos, con una incertidumbre de 0.00001 g (0.01 mg). Para la mayoría de los experimentos en un curso práctico, dicha precisión no se requiere, excepto en reacciones a microescala, en la preparación de muestras para espectroscopía, o determinación de la rotación óptica de una sustancia en particular.

Pesar sustancias sólidas

Para pesar un sólido, se pondrá un recipiente de pesada (navecilla de pesada o pesa sustancias) sobre el plato de la balanza y luego ajuste a cero presionando el botón de tara correspondiente.

A continuación, agregar con una espátula, la cantidad de sustancia hasta alcanzar el valor de la masa requerida. Se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Ningún reactivo sólido se debe pesar directamente en plato de la balanza ya que el contacto con los productos químicos puede deteriorarla con el tiempo. Una vez usada, la balanza siempre debe dejarse completamente limpia de reactivos (se puede usar un cepillo pequeño para este propósito).
  • Para sólidos y compuestos relativamente inertes, se puede usar un trozo de papel de aluminio para evitar que se retengan residuos sólidos, y la sustancia restante se transfiere con la ayuda de una espátula. El tamaño del papel debe ser apropiado al tamaño de la bandeja de equilibrio. Si es demasiado grande, puede tocar alguna parte de la balanza o ser movido por pequeñas corrientes de aire generadas por el movimiento de las manos al pesar, causando errores significativos en la pesada.
  • Este procedimiento no es adecuado para pesar sustancias corrosivas u oxidantes. Los casos típicos son el permanganato potásico K2MnO4 (que reacciona con el papel de celulosa) y el sodio metálico que reacciona con el aire. Para estos casos, se puede usar un vaso de precipitados o matraz tarado, porque su boca ancha permite que la sustancia se agregue o elimine cómodamente. Otra posibilidad es usar una placa de Petri o un reloj de vidrio.  En el caso del sodio, el matraz o recipiente utilizado debe contener un líquido inerte que evite el contacto del metal con el aire.

Pesar líquidos

Los líquidos o sirupos se pueden pesar con la ayuda de un gotero y un recipiente (matraz, Erlenmeyer, etc.). Para evitar transvases innecesarios, el recipiente puede ser el mismo en el que se realizará la reacción. El recipiente vacío con el gotero en su interior se tara y luego la muestra se toma con el gotero. El contenido se agrega al recipiente, y la cantidad se encuentra manteniendo el gotero dentro del contenedor hasta obtener la masa deseada. Luego agregue parte del disolvente que se utilizará en la reacción, y al usar esto, el contenido del gotero se limpia del reactivo restante.